Battle on middle east for Eagle Warriors

ENCUENTRO29.COM




POR ALBERTO PRADILLA


En menos de 24 horas, el doctor Edgar Allan Castillo López dio positivo a la prueba de COVID-19 y fue destituido como director del Hospital General de Mexicali, Baja California. Por la tarde, casi con las pruebas en la mano, informó al secretario de Salud, el doctor Alonso Pérez Rico. Al día siguiente se enteró de su cese: nadie le llamó, pero un nuevo director estaba en su despacho.

El 8 de abril, relata Castillo, notó los síntomas: dolor de garganta, algo de fiebre, malestar en el cuerpo y agotamiento.

Dos días antes, el Hospital General se había convertido en el centro de referencia para COVID-19 en Mexicali y su jefe tenía por delante lidiar con una pandemia que en todo el mundo ha contagiado a más de dos millones de personas y se ha llevado la vida de casi 150 mil.

Angustiado, el doctor se hizo la prueba y dio positivo. Enviar las muestras a Ciudad de México para ser analizadas hubiese tardado demasiado tiempo, así que acudió a uno de los laboratorios privados que tienen la validación de la Secretaría de Salud y aceleró el proceso.

"Tengo familia, no podía arriesgarme", explica. Ese mismo día supo que se había contagiado, así que avisó a sus colegas y superiores: al día siguiente no iría al trabajo y se quedaría en cuarentena.

El 9 de abril, sin que nadie le avisara, un nuevo director se presentó en el Hospital General y ocupó su despacho, el que venía utilizando desde que en noviembre fue nombrado como director.

Se trata del doctor Diego Fernando Ovalle Marroquín, que hasta el momento fungía como Director de Calidad y Educación en Salud en el Instituto de Salud.

La baja por enfermedad se había convertido para Castillo en su cese como responsable del hospital. Ahora, dice, no sabe dónde le enviarán cuando esté recuperado. Ni siquiera le han informado directamente de que ya no está al mando.

"Me enteré porque me avisaron algunos compañeros, pero yo no he recibido ningún oficio por escrito", dice.

El 11 de abril, la Secretaría de Salud hizo público un comunicado en el que anunciaba el cese. Llevaba por título "En tiempos de crisis los guerreros de la salud defienden a la población". En él se indicaba que Castillo dejaba su puesto y que Ovalle entraba de forma temporal.

"El anterior director del nosocomio dio positivo en la prueba por coronavirus, en tanto que el subdirector médico es caso sospechoso a este padecimiento, por lo que se decidió separar su cargo a estos médicos, para salvaguardar y proteger al personal y pacientes de la unidad hospitalaria por el interés superior de cuidar a la población ante la pandemia", dice el comunicado.

"Me destituyen por pedir insumos y porque tuvimos una confrontación sobre el plan de trabajo municipal", afirma, en conversación telefónica desde su domicilio, donde se recupera de la enfermedad.

Animal Político quiso saber la versión de la Secretaría de Salud sobre la destitución del director, pero al cierre de la nota no había obtenido respuesta. También se solicitó una entrevista al doctor Ovalle, nuevo director del Hospital General de Mexicali, pero declinó por no estar autorizado a dar declaraciones sin la autorización de los responsables de comunicación social.

Entérate: "Se siente frustración, ¿por qué nos agreden?": médicos son discriminados durante emergencia por COVID-19

"Brote que no se trata como tal"

Baja California es uno de los estados con mayor índice de contagios de México. La vecina California, en Estados Unidos, es uno de los estados más afectados del país con más personas enfermas de COVID-19 del mundo.

En medio de la crisis, el principal hospital estatal destinado a atender a los pacientes de coronavirus pierde a su equipo directivo. Castillo y a su segundo, Miguel Romero Flores, aprovechando su convalecencia, fueron destituidos. Además, el ya exresponsable del nosocomio asegura que siete de los doce integrantes de su equipo están en casa contagiados. Según su versión, unos 14 doctores habrían enfermado.

"Es un brote. No lo están tratando como tal, pero es un brote", asegura.

Reconoce que no sabe dónde pudo enfermar, ya que en el tiempo en el que estuvo en el hospital durante la pandemia no vio a ninguno de los 24 pacientes diagnosticados de COVID-19.

Castillo está convencido que su destitución tiene que ver con la disputa existente sobre cómo afrontar la pandemia. En Mexicali hay tres ámbitos desde los que pueden venir iniciativas sobre salud: gobierno municipal, estado y Ejecutivo federal. Los tres están en manos de Morena, el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, según varias fuentes consultadas, no ha existido coordinación a la hora de establecer una hoja de ruta conjunta.

Dice Castillo que en enero comenzaron las primeras reuniones auspiciadas por la municipalidad. Él fue el encargado de elaborar por escrito un plan. La idea era concentrar todos los contagios en una zona, la del hospital general. Ahí está ubicado también el campus de la facultad de Medicina, donde se preparó una zona de contingencia con albergue y cocinas industriales.

Durante semanas se celebraron encuentros en las que estuvieron presentes los directores de los principales hospitales de Mexicali, públicos y privados; gobierno municipal, DIF, Ejército, Guardia Nacional y Cruz Roja.

Fuentes presentes en aquella junta, que pidieron anonimato, aseguraron que la secretaría de Salud estaba invitada pero que únicamente acudió en una ocasión.

Según esta fuente, a la Secretaría no le gustó que otras instituciones se estuviesen adelantando y mostró su desaprobación hacia el plan. La gota que colmó el vaso, dijo, fue que elementos del ejército pusieran en marcha la zona de contingencia en el campus de la Universidad Autónoma de Baja California.

"Ahí empezaron las amenazas a la mesa", dice.

El otro punto de fricción fue la conversión del hospital general como hospital como centro exclusivo para el COVID-19 y la falta de preparación que, según Castillo, denunció ante sus superiores.

El primer caso de coronavirus fue el 24 de marzo, pero no fue hasta el 6, dos días antes de la destitución, que el Hospital General fue convertido en referente para la pandemia.

Asegura Castillo que durante este tiempo no hubo insumos suficientes. Dice que los 2 mil primeros kits de protección personal los consiguió él pidiendo donaciones a empresarios de la comunidad. Y que los primeros 500 que llegaron lo hicieron justo el día 7, 24 horas antes de dar positivo y ser cesado.

"Es el único hospital con capacidades de la ciudad. Pero no estaba preparado. Incluso los directivos tuvimos que poner de nuestro bolsillo para comprar material para acondicionar algunas cosas", dijo.

"Estamos junto a California, que es el segundo estado con más contagios de Estados Unidos y no se ha hecho nada prevenir", se quejó.

La supuesta falta de insumos ha generado conflictos en Baja California. El lunes, el actor Eugenio Dérbez realizó un video en Twitter denunciando que doctores le habían pedido que hiciese pública la escasez de cubrebocas, guantes y material de protección. El Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS) le desmintió, acusándolo de difundir "fake news" y hasta el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que había una campaña para desprestigiarlo en la que participaban personajes famosos.

Finalmente, Jaime Bonilla, gobernador de Baja California y muy cercano a López Obrador, terminó reconociendo que existían deficiencias y culpando al IMSS de la falta de material.

Castillo asegura que la mala relación con Pérez Rico venía motivada, precisamente, por su reclamo de más insumos y su participación en el plan con otras instituciones. Y que aprovechó que cayó enfermo para relevarle. Según dijo, le pidió un oficio para tener por escrito la decisión, pero nunca recibió nada.

"No les gusta que los evidencien", afirma.

Ahora, una semana después de su destitución, teme por el futuro inmediato de los hospitales en Baja California. "Como no se preparó nada tuvimos una catástrofe en Tijuana y Mexicali está en vías, puede ocurrir en dos o tres semanas", asegura.

COMENTARIOS