Battle on middle east for Eagle Warriors

ENCUENTRO29.COM




A pesar de los escándalos de los "moches" al inicio de su administración, sus ácidos enfrentamientos con los empresarios y el que se mantengan los altos niveles de inseguridad en el Estado, no debe extrañar que los niveles de confianza en el gobierno de Jaime Bonilla Valdez se mantengan considerablemente altos.


Una reciente encuesta de la empresa Plural.mx del periodista Lauro Ortiz, sostiene que a poco más de tres meses de haber asumido la gubernatura del Estado, el nivel de aprobación de Bonilla Valdez es del 68%, similar al de enero pasado: e decir, casi siete de cada diez bajacalifornianos lo aprueban.


Otros estudios a nivel nacional, con todo y los trascendidos de los viajes que exprofeso ha hecho "Diego" a la Ciudad de México cargando maletas con casi 8 millones de pesos en efectivo, revelan que incluso hay crecimiento en la aceptación en la administración estatal.


Y aseguro que esos niveles de confianza y de aceptación no deben extrañarnos porque, primero, todavía se mantiene la esperanza del cambio prometido, reiteradamente ofrecido en las campañas electorales, incluyendo el castigo contra quienes, desde el gobierno panista de Francisco Vega de Lamadrid, cometieron actos de corrupción.


Pero también, segundo, hay que reconocer la adecuada reacción y manejo de crisis en el caso de los "moches", pues tras ese complicado episodio al inicio de la administración, tanto el gobernador Bonilla Valdez como el secretario de Gobierno, Amador Rodríguez Lozano, salieron casi de inmediato a dar sus posicionamientos oficiales.


Sin embargo, el buen manejo inicial no significa que pudiera haber consecuencias futuras, luego de que los personajes directamente involucrados todavía están a la espera de la resolución de sus casos…y no están nada contentos sobre todo porque al menos uno invirtió mucho dinero en la campaña y la otra movilizó mucha gente.


Tercer punto favorable es el manejo personal de la comunicación que ha asumido el gobernador Bonilla Valdez, al replicar las "mañaneras" del presidente Andrés Manuel López Obrador, informando diariamente de sus actividades y los resultados de las reuniones de seguridad.


Este ha sido un ejercicio interesante, a veces exagerado, lento y sin contenido, pero que mantiene el contacto y la presencia del jefe del Ejecutivo en las redes sociales, con un lenguaje sencillo, entendible, abroncado si se quiere y muy ajeno al discurso político tradicional.


Y eso, ante la evidente ausencia de una política de comunicación social oficial, gusta y logra la empatía con la población.


Un cuarto punto es la indiferencia y en algunos casos la docilidad de la prensa tradicional, con contadas excepciones, ajena al tratamiento de los grandes temas que interesan a la sociedad como la corrupción oficial, la inseguridad, el desempleo, la migración, los baches, falta de obra pública, falta de inversión, drogadicción, etcétera.


Hasta ahora han sido, en su mayoría, los medios alternativos los que han expuesto irregularidades y han mostrado, con elementos, que no todo está tan bien como lo pinta el Gobierno del Estado, donde siguen dándose casos de corrupción, nepotismo, adjudicaciones a modo, contratos directos, opacidad, favoritismos, protección, despidos masivos y, lo más grave, simulación, ignorancia, incapacidad e ineficiencia oficial.


Un quinto punto ha sido la presencia constante del gobernador Bonilla en las llamadas Jornadas de la Paz de todos los fines de semana, una actividad a la que no se le puede negar su tinte electorero, pero que de alguna manera lleva beneficios a los bajacalifornianos.


Son al menos pues, cinco puntos, cinco razones por las que la confianza en el gobernador del Estado se ha mantenido más o menos estable pero que muestran ya algunos síntomas de desgaste que podrían afectar los propósitos de Morena y del propio jefe del Ejecutivo para mantener la presencia del partido oficial en el poder.


Pero de eso hablaremos en la próxima colaboración.


 


Email: [email protected]

           [email protected]


twitter: @encuentro29


FB: Fernando Ruiz del Castillo


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 






COMENTARIOS