Calumniando

[email protected]

El dicho popular "ladrón, que roba a ladrón, tiene 100 años de perdón", podría ejemplificar este lamentable caso, en donde trabajadores sin escrúpulos, ni respeto a los bajacalifornianos que pagan sus impuestos, se hicieron de recursos públicos, bajo la supuesta premisa de que "a que se lo roben los diputados, mejor me lo robo yo".

Hay que hacer énfasis, y ser claros a la vez, que no todos los legisladores, han hecho un mal uso de los recursos públicos, pero hemos conocido casa caso, que eso será materia de otro análisis en otra ocasión.


Resulta ser, que la "bomba" acaba de estallar en el Congreso de Estado, tras descubrirse a un grupo de empleados de base, como de confianza que operaban como una presunta red, para despojar a los legisladores de 20, 30 o 50 mil pesos mensuales, durante la XXII Legislatura del Congreso del Estado.


Muy probable, que cuando usted esté leyendo esta columna, se estén presentando denuncias penales por fraude y abuso de confianza, contra secretarias, trabajadores de base y de confianza, que operaban este red de robo de recursos al interior del Congreso del Estado.

Se estima que mensualmente este grupo de trabajadores deshonestos despojaba de 200 a 500 mil pesos al mes, a los diputados de su partida de gasto social que era de 300 miles pesos al mes, durante al pasada Legislatura.


Hay que recordar, que cada Legislatura esta integrada por 25 diputados.


Como operaba este grupo integrado por secretarias, trabajadores administrativos y personas externas al Congreso.

Del gasto social de 300 mil pesos que tenía cada diputados, este grupo informaba al legislador que por cuestiones presupuestales o administrativas,  su partida de gasto social se había reducido ocasionalmente a 250 mil pesos, otras veces a 270 mil y la más comúnmente, a 280 mil pesos.

Ese faltante de los diputados, se sacaba en cheques y se iba a un cuenta revolvente de la red de trabajadores ladrones del Congreso; si algún legisladores no se ponían muy exigente, se perdía ese dinero, si había problemas, el recurso se reintegraban al diputado, y fin de la discusión.

Lo que los trabajadores deshonestos del Congreso, nunca pensaron que un grupo de legisladores de la XXII Legislatura se percataron de este operación, y algunos que repitieron en la actual 23 Legislatura, éstos últimos ordenaron una investigación.


No crea nada de lo que lea aquí, pero si tiene alguna duda pregúntele al diputado, Luis Moreno, quien tiene detalles operación de robo hormiga de recurso público, por parte de esta red que operaba al interior del Congreso del Estado Baja California.


Y si aún así se queda con dudas, pregúntele al "Polly", un conocido empleado del Congreso del Estado,  cómo era la forma de operar para sacar dinero de los impuestos de los bajacalifornianos, para su beneficio personal.


El caso se está manejando con mucho hermetismo al interior del Congreso del Estado, pero los bien enterados saben que es cuestión de minutos para que esta "bomba truene" y queden al descubierto secretarias, trabajadores de base, empleados de confianza y personas externas al Congreso, que forman o formaban parte de este grupo de ladrones.


En ocho palabras: ¿Quién es el regidor, que  se cree diputado?

COMENTARIOS