A ver a ver a ver….

Es una pregunta para los expertos ambientalistas del XXIII Ayuntamiento de Mexicali, incluida a la alcaldesa Marina del Pilar Ávila Olmeda.

Si en la última semana no ha habido cohetes, fuegos pirotécnicos, no hubo fogatas ni llantas quemadas…¿por qué la gruesa capa de contaminación con la que ha amanecido Mexicali?

Ha sido una excelente decisión declarar la alerta roja, invitando a la ciudadanía a protegerse ante los posibles daños a la salud que pudiera provocar una contingencia de este tipo.

Pero no se está yendo al fondo del asunto.

Es evidente que la contaminación ambiental no se genera solo por los cuetitos y las fogatas que ocasionalmente se presentan en Mexicali. Vaya, ni siquiera las carnes asadas familiares.

Si, tal vez, la gran cantidad de taquerías establecidas a lo largo y ancho de la ciudad y su Valle.

Tal vez sí, también, por la emisión de humos por la circulación de miles de vehículos automotores tanto del servicio público como privado, muchos de los cuales -estos últimos- se encuentran de manera ilegal en el país.

Pero todo eso es responsabilidad de la autoridad y como tal, debe actuar en consecuencia.

Como también lo es, y eso lo saben y se ha reiterado hasta el cansancio, el regular y sancionar a las poderosas empresas de cuyas chimeneas emanan diariamente toneladas de veneno que van a parar a los pulmones de los mexicalenses.

¿Por qué pues, no le entran?

La solución está en sus manos…

 

COMENTARIOS