Samuel Valenzuela Ortega

Míster Google no da mayor luz sobre la expresión con la que de niños procurábamos revertir o anular cualquier prospectiva negativa frente a circunstancial adversario que nos podría ganar en algún juego de canicas, al trompo y demás, ya que al igual que el "toco madera" de adultos, el ¡achíscale! nos servía para desterrar congojas sobre cualquier avatar amenazante.
Era algo así como el ¡císcalo diablo panzón! –que sí describe Mr. Google-- que a gritos se recurre con el fin de distraer a quien tratara de hacer algún tiro de precisión o jugada definitiva de toda índole, interacción que por lo regular culminaba en alegatos sobre la invalidez de la intentona si es que se lograba el objetivo.
Pues el achíscalo o el císcalo, bien podría convertirse en el eje de la política de Estado del gobierno de Andrés Manuel López Obrador en materia de seguridad pública, con el propósito fundamental de distraer, inquietar principalmente a bandas del crimen organizado para no sigan con su cotidiana masacre o cuando menos pierdan puntería.
Dicha estrategia deberá ser el complemento del llamado a la concordia del presidente Andrés Manuel López Obrador, con todo y sus exigencias de dar besos y abrazos en lugar de balazos y para cerrar con broche de oro, la consigna de "al carajo la delincuencia, fuchi, guácala", insertando acá y allá sentimientos maternales y convocatorias a portarse bien.
Achíscalos calavera vieja o císcalos diablo panzón, junto a expresiones y gestos de fuchi y guácala, podrían entonces ser los elementos sustantivos para que las bandas del narco en proceso de confrontación, desistan y retornen al camino de la legalidad y a la buena convivencia comunitaria, para que de esa forma, la Guardia Nacional se ocupe de guiar el tráfico e imponer multas de tránsito.
De hecho, todo indica que el Presidente ha puesto en marcha dicha estrategia en el pleno corazón de la violencia del narco, en Tamaulipas, en donde recurrió a su tradicional simplismo frente a la delicada situación que viven los habitantes de ese Estado, que aporta buena parte de los cien homicidios dolosos que se perpetran a diario en este país.
La mala noticia es que al parecer los líderes de esas bandas no se dan por enterados de la agenda presidencial y tampoco de los chistoretes presidenciales, porque frente a sus sesudas consideraciones, consejos y gestos de pretendido asco, la matazón sigue por todos los rumbos del país, y es precisamente en buena parte del territorio tamaulipeco, donde las gasolineras no venden carburante a las fuerzas armadas ni a corporaciones policiacas estatales y federales, porque así lo ordenaron los capos.
Aparte de esa gran visión de estadista del tabasqueño, a ver como se refleja ésta en el paquete económico y fiscal federal 2020, en el que a ojo de buen cubero establece reducciones presupuestales sustantivas para el sectores tradicionalmente generadores de riqueza y empleo como lo son comunicaciones, agricultura, turismo, medio ambiente y demás e incrementa en muy buena medida partidas para la gobernanza, operación del estado, fuerzas armadas y programas asistencialistas, manteniendo apenas con un poco más de recursos a la salud y a la educación.
En los siguientes días tendremos mayores datos sobre ese tema, con la esperanza de que distinto a lo ocurrido el año pasado, la representación legislativa federal sonorense, ahora sí de la cara y meta las manos por los habitantes de este estado y apalanquen las gestiones que ya realiza la gobernadora Claudia Pavlovich para que se incluyan obras de beneficio comunitario en ese paquete presupuestal.
Quizás el año pasado, muchos de ellos andaban embebidos por llegar a espacios que ni en sus más caras fantasías creían posible y su inexperiencia los llevó a asumir una conducta pusilánime y timorata frente a las necesidades presupuestales que demanda elevar la calidad de vida de la gente que representan en el Congreso de la Unión y que ahora con un poco de más callo, es de esperarse que asuman una actitud más decidida y comprometida, en lugar de hacer genuflexiones indignas ante consignas partidistas.
Mientras son peras o son manzanas, la gobernadora no afloja el paso y este lunes cumplió la cuarta vuelta de visitas a los 72 municipios de la entidad, tocándoles este cierre al Plutarco Elías Calles y Trincheras, en donde entregó obras y apoyos a la gente.
Esta cuarta vuelta a la entidad la da a tres días de cumplir cuatro años de su ejercicio al frente de los sonorenses, destacando que por más luchas que le hacen para bajarla, se mantiene en todo lo alto su prestigio a nivel nacional como una mandataria honesta, eficaz y transparente; con amplia capacidad y voluntad para la conciliación y el acuerdo, así como por su calidez y cercanía con la gente.
No por nada, en levantamientos de distintas encuestadoras se mantiene de forma sostenida entre los primeros tres lugares en los índices de aprobación ciudadana e incluso, en encuesta nacional realizada por "México Elige", encabeza los perfiles como eventual candidata del PRI a la presidencia de la república en las elecciones del 2024.
A la pregunta ¿Quién le gustaría que fuera el candidato a presidente de México por parte del PRI en el 2024", el 22.4 mencionó a la gobernadora de Sonora; el 20 por ciento citó a Miguel Angel Osorio ; el 11.1 por ciento a Omar Fayad; el 10.6 a Alfredo del Mazo; el 10.5, se fue por Quirino Ordaz; el 10.4 optó por Alejandro Moreno; el 7.5, Alejandro Murat y abajo con el 7.4 por ciento quedó Eruviel Avila.
Por lo demás y en un breve paréntesis, no podemos callar o ser omisos ante la estupidez integral que representa el criminal lucro que se insiste en sacar de la tragedia en la guardería ABC hace poco más de 10 años, con la novedad del mamotreto con el que el IMSS pretende indiciar como responsable al exgobernador Eduardo Bours Castelo.
Se podría escribir mucho respecto a las secuelas legales de ese doloroso evento; de cómo algunos se han retacado las carteras de dinero a costa de la muerte de esos 49 bebés; de cómo se nubla el alma por el odio y de buscar quien se las pague para saciar esa otra parte de su existencia y cómo se dan esas esporádicas maromas legaloides como ese documento recientemente aparecido, donde el ahora exdirector del IMSS, Germán Martínez Cázares pretende enjuiciar el exgobernador por ese estremecedor evento.
El alegato es una soberana estupidez que pinta de cuerpo entero a quienes pretenden justificar su existencia y el aire que respiran, sin tomar en cuenta contrasentidos tan evidentes que se advierten en la argumentación y que ni más ni menos harían responsables de hechos similares o peores a cualquier autoridad, incluso al presidente López Obrador.
Este reportero fue testigo cercano del peso emocional y compromiso de Bours para atender de forma directa a familiares de las víctimas, así como de cómo el gobierno federal atrajo las investigaciones días de la tragedia, así como ese doloroso hecho fue contaminado por la política electoral, precisamente cuando Martínez Cázares era la mano derecha de Felipe Calderón en esas tenebras.
Y téngalo por seguro: no va a pasar nada ante la insostenible materia jurídica con la que se pretende sustentar esa machincuepa y más bien será un episodio más orquestado por quienes además de lana, creen que sigue saciar odios irracionales.
Mientras tanto, por rumbos del Tribunal de Justicia Administrativa siguen con el jueguito del Tío Lolo en abierta violación de derechos de una veintena o más personas despedidas del Instituto Estatal Electoral de Sonora y víctimas de los enconos de un grupo de consejeros que traen de encargo a la presidenta Guadalupe Taddei Zavala.
A lo mejor, desgastado por tanto huizacheo, el magistrado Santiago Encinas pidió a su par María Carmela Estrella Valencia que entrara al quite en el procesamiento a la demanda interpuesta por los quejosos, tocándole a la mentada señora mandar a un tribunal colegiado federal el expediente para que defina si tiene competencia para resolver, en abierta obstrucción de una justicia pronta y expedita.
Si no es por ladina, vaya la falta de conocimiento jurídico de Estrella Valencia, ya que hasta un pasante de derecho sabe que no existe recurso legal para que un magistrado local le diga a un federal de quien es la competencia en un asunto de esa o cualquier naturaleza.
El caso es que ante el evidente sabotaje contra los derechos de ese grupo de trabajadores que se perpetra en el feudo donde se supone las manda cantar Aldo Padilla Pestaño, tenemos entendido que este mismo martes se interponen sendas denuncias: una de carácter penal contra la magistrada por obstrucción de la justicia y otra ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, en donde tenemos entendido que su presidente Pedro González Avilés no es dado a atender consignas

COMENTARIOS