por: Arturo Soto Munguía
El Zancudo

Conocedor profundo del sistema político mexicano -de sus momentos más brillantes y sus pasajes más oscuros- Manlio Fabio Beltrones reapareció ayer en una conferencia virtual con integrantes de una corriente del PRI llamada "Movimiento líder" y como suele suceder, sus declaraciones fueron un escobazo al panal.

 

El mensaje, que muchos interpretaron como un intento de acercamiento, un tendido de puentes hacia la 4T y un llamado a la ruptura del PRI con las intenciones golpistas de la derecha, más bien encajan en una visión republicana que pondera los cauces institucionales de la transición.

 

Para algunos personeros de Morena, la sola mención de Beltrones es como una invocación al mismísimo chamuco y reaccionaron en esa tesitura. Para otros, como el senador con licencia Félix Salgado Macedonio, la postura de Beltrones es "inteligente, autocrítica y responsable".

 

En Sonora no se la dejaron pasar, y el virtual secretario General de Morena, Adolfo Salazar Razo subió a su cuenta de Twitter un posicionamiento durísimo: "Ha agitado las redes la opinión de Manlio Fabio Beltrones en un llamado que hace a su partido para no alinearse con la derecha golpista, rancia y recalcitrante. Que nadie se confunda: para Morena en Sonora él mismo representa todo contra lo que luchamos y que ya no queremos para Sonora".

 

Pero ¿qué fue lo que dijo el ex gobernador de Sonora?

 

Entre otras cosas, que López Obrador llegó a la presidencia de manera contundente y democrática; que él (Beltrones) es un crítico del golpismo que promueven algunos hombres de derecha sumamente rancia disfrazados, enmascarados de sociedad civil, a quienes se tiene que denunciar y de los que se tienen que alejar los priistas. "Peor de lo que nos está pudiendo suceder, es el acercarnos a teorías y fuerzas golpistas", subrayó.

 

En resumen, dijo que si la 4T llegó al poder con votos, la vía para desplazarla del poder son los votos, la reconquista de los equilibrios que sustituyan el autoritarismo por la política, lo cual no suena muy descabellado.

 

Pero el problema no es el mensaje, sino el mensajero.

 

Particularmente en Sonora, Beltrones mantiene una nutrida agenda de agravios con las corrientes más importantes de Morena, señaladamente con las que hoy tienen en Alfonso Durazo Montaño su liderazgo indiscutible.

 

Y Durazo es, de acuerdo a la narrativa de aquellos años 90 que entre otras cosas incluyen el sangriento pasaje de Lomas Taurinas, el archienemigo de Manlio. O viceversa.

 

El escenario 2021 en Sonora volverá a enfrentar a estos dos personajes bajo circunstancias muy distintas.

 

Durazo en el primer círculo del poder federal y con la candidatura al gobierno estatal prácticamente en la bolsa, independientemente de la cifra de homicidios dolosos, que de alguna manera retratan el fracaso de la política de Seguridad Pública en el país.

 

Beltrones no aspira a ninguna candidatura, pero sería ingenuo pensar que no sigue teniendo los hilos que mueven a corrientes importantes del PRI, del PAN, del PVEM, del PT, del PES, del PANAL y si me apuran tantito, hasta de MC y… de Morena.

 

No hay que olvidar que una corriente importante de Morena en Sonora surgió a la vida pública en el movimiento estudiantil de la Universidad de Sonora en 1991, contra la Ley 4, impulsada por cierto desde la derecha recalcitrante con la que en aquel entonces Beltrones no estaba tan distante como ahora (risas grabadas).

 

Tampoco hay que olvidar que buena parte de aquellos activistas estudiantiles y magisteriales comenzaron a ocupar, entre 1994-97, espacios importantes en la política estatal, ya como dirigentes partidistas, ya como regidores, legisladores locales o federales, o funcionarios públicos en aquel sorpresivo crecimiento de la izquierda, agrupada fundamentalmente en el PRD que se convirtió en segunda fuerza electoral por esos años.

 

La mitología de la época cuenta que Beltrones "infló" al PRD para "desinflar" al PAN, que venía creciendo electoralmente al grado de que seis años después, le disputó la gubernatura al PRI con apenas un punto porcentual (Eduardo Bours contra Ramón Corral), y al siguiente, el PAN le pasó por encima al candidato oficial del PRI, Alfonso Elías, llevando como candidato a Guillermo Padrés. Un sexenio para el olvido, excepción hecha de todos aquellos que todavía andan por acá, presumiendo más propiedades que la moringa.

 

Les guste o no, todos esos procesos sucesorios, desde 91 hasta 2015 en Sonora, tienen como telón de fondo a la figura de Manlio. Y por lo visto, la sucesión 2021 también.

 

Mención aparte merece esa legión de morenistas (y neo-morenistas) sonorenses que voluntaria o involuntariamente crecieron (y se amacizaron, tiraron el piojo, cambiaron sus "tres C" –carro, casa y cul…tura-) a la sombra de negociaciones no del todo claras y que hoy desde el PRI, el PAN, el PRD y -oh sorpresa-, desde Morena mismo, huyen espantados ante la aparición del chamuco.

 

En descargo hay que decir que a estas alturas la vida es un carnaval y las penas se van transando…

 

II

 

En el concierto de cifras sobre los saldos del coronavirus, las lecturas suelen ser diversas si se consideran parámetros y tiempos distintos. Por citar un caso, el de Cajeme donde la cantidad de fallecimientos y contagios aparece alta, la realidad es que desde el 19 de junio se presenta una tendencia decreciente.

 

De esa fecha a la actual, hay 2.62 casos confirmados y 0.77 decesos menos por día, de acuerdo a la información presentada por la presidencia de la República.

 

No es, sin embargo, nada para echar las campanas al vuelo ni mucho menos, sino para reforzar las medidas de prevención y contención, para mantener y reforzar esa tendencia decreciente.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx