full screen background image
Búsqueda
domingo 22 de julio del 2018
  • :
  • :

Just another WordPress site

Director:Fernando Ruiz del Castillo
Director Editorial:Hugo Ruvalcaba Valladares
Editor General:Iván F. Ruiz Preciado
Dolar en Venta:
Clima en Méxicali

Saldo de la decencia






Samuel Valenzuela Ortega 

En los Entretelones del 21 de junio lo adelantamos y este martes lo confirmó la gobernadora Claudia Pavlovich: en la revisión de la Auditoria Superior de la Federación a la cuenta pública 2017, Sonora registró cero recursos observados, para ubicarse en el primer lugar del país en eficiencia, honestidad y transparencia en el manejo de los recursos federales.
En el despacho de referencia nos extrañamos por la tardanza de cacarear el huevo y ahora entendemos que se trató simplemente de un ejercicio responsable y respetuoso frente al proceso electoral que entraba en la recta final y así evitar que una información de esa naturaleza fuera interpretada y tildada con propósitos políticos, por tratarse de un tema de alto lucro.
Ese dictamen de cero observaciones al gasto federal en Sonora es inédito y es producto de la autoridad y liderazgo de la mandataria estatal y a la efectividad de políticas públicas en materia de transparencia, rendición de cuentas y férrea fiscalización en todas las áreas de su administración, tal como ocurre también en el ejercicio de los recursos estatales.
Fueron prudentes por esos rumbos y no publicitaron un hecho ciertamente no cotidiano, porque como se recordará, sólo en el último ejercicio fiscalizado al gobierno de Guillermo Padrés, la ASF observó un monto superior a los 750 millones de pesos, más del 30 por ciento del gasto federal en la entidad durante su tramo de ocho meses del 2015, reduciéndose a sólo 61 millones de pesos observados en el 2016, para llegar al cero ideal en el 2017.
Esa disciplina, eficiencia y honestidad en el ejercicio del gasto, tienen un impacto por demás notable, porque por supuesto que esos dineros rinden más, se hace más obra y se atienden mejor y con mayor oportunidad los compromisos y demandas sociales, condiciones que en Sonora están a la vista de todos.
Indiscutible la calidad y peso moral de la gobernadora frente a toda esa diversidad de titulares de dependencias estatales que ejecutan obras o tienen a su cargo programas de inversión o aportación de recursos federales y de destacar también la fuerza ética del contralor Miguel Angel Murillo como brazo operativo de medidas que garanticen el manejo honesto de dichos recursos.
Y no hay que olvidar la intensa actuación preventiva y orientadora, así como sancionadora, del Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización, que a cargo de Jesús Ramón Moya Grijalva, tiene pesada presencia en la vigilancia del gasto estatal e interviene también como agente fiscalizador del recurso federal aplicado en la entidad.
En esas cero observaciones de la ASF, es menester mencionar a los grandes entes receptores de dineros de la federación, como son los casos de la secretaría de Educación y Cultura, la de Salud, Seguridad pública, SIDUR, Sagarhpa, entre otras, que de forma concurrente desarrollan sus programas con dineros estatales y federales.
En el anterior contexto y dados los buenos resultados de la administración de la gobernadora Pavlovich, difícil entender el que los candidatos postulados por su partido no hayan recibido el apoyo mayoritario del electorado y no se tenga registro importante de esa llamada transferencia del voto, aunque hay quienes dicen que sí la hubo, ya que si no hubiera sido por la gestión de buenos resultados de la mandataria, les hubiera ido peor.
A fin de cuentas, hay que entender que la gente en su mayoría no vota en favor de proyectos y propuestas de quienes hicieron posible los beneficios y benefactores que ya se tienen, sino que lo hace por los que ofrecen lo que quisiera tener y obviamente, en ese renglón Andrés Manuel López Obrador tuvo mayor convencimiento que sus adversarios.
Por cierto, de destacar el descarnado realismo, franqueza y visión autocrítica del dirigente estatal del PRI, Gilberto Gutiérrez Sánchez, al diseccionar lo ocurrido el pasado 1 de julio en Sonora, a partir de la numeralia que ofrecen los resultados y el apenas iniciado proceso de reflexión y asimilación de las causas de tan contundentes derrotas para esas siglas.
Ante integrantes de la Mesa Cancún, Gutiérrez Sánchez subrayó que en su partido –y nos atreveríamos a decir que nadie, incluso los de MORENA—no se tuvo un solo elemento objetivo que indicara el resultado de la elección en Sonora y que si bien en la elección presidencial se prospectaba lo que a fin de cuentas ocurrió, en el caso de Sonora nadie previó tal tendencia del electorado.
Tradicionalmente conceptual en sus abordajes ante representantes de medios de comunicación, reconoció el absoluto control mayoritario que tendrá el virtual presidente electo en el Congreso de la Unión, que configura el riesgo de un poder presidencial sin equilibrios.
Bueno el dato en el que no habíamos caído en cuenta frente a la casi mayoría calificada que tendrán MORENA y sus aliados en el Congreso del Estado de Sonora: el PRI ganó 36 ayuntamientos y es posible que agotados procesos jurídicos postelectorales, la cifra aumente a 38, cifra nada baladí ya que como se sabe, cualquier reforma constitucional que apruebe el Poder Legislativo, para poder entrar en vigor debe ser aprobada por la mitad más uno de los cabildos.
Esa circunstancia es un limitante y reten a eventuales aceleres de quienes por lo pronto adolecen de notoria impericia en dichos asuntos y que a lo mejor llegan sin mecate a su ejercicio como representantes populares, además de ser factor de gobernabilidad en la construcción de acuerdos frente a la nueva correlación de fuerzas que repartió el electorado sonorense de forma tan equitativa.
Bien el dirigente priista al reconocer el esfuerzo desplegado por la fórmula postulada de su partido, destacando además circunstancias extrañas como fue la elección municipal en San Luis Río Colorado, en donde el PAN dominante de siempre fue mandado al tercer lugar y el caso del PRI en Cajeme en donde ocurrió algo similar, dejando atrás tres elecciones con carro completo.
Aclaró, que a diferencia de los del PAN cuya dirigente Alejandra López Noriega ya adelantó que de acuerdo a los votos que recibieron sus candidatos les tocarán tres diputados de representación proporcional, en el PRI no han hecho esos conteos ni cálculos y que más bien sus ocupaciones actuales son atender los procesos jurídicos subsecuentes a la jornada electoral, para defender triunfos de sus candidatos e impugnar por irregularidades.
Por supuesto que también están metidos en intenso proceso de análisis y reflexión sobre lo que pasó, ya que a partir de que lo entiendan, podrán trabajar en la recuperación de espacios y valiera más que moderen ínfulas quienes expiden otra acta de defunción, sea esta para el PAN o para el PRI, porque ni victorias ni derrotas son para siempre.
Respecto a la numeralia aludida, bueno saber y ratificar que por lo pronto el PRI ganó en 36 municipios; MORENA en 18; el PAN en 11; Movimiento Ciudadano en 3; y Panal, MAS, PRD e independiente, ganaron un municipio cada uno, destacando que a partir del 15 de septiembre 27 mujeres ejercerán como alcaldesas, cuando desde 1973 a la fecha, se había llegado a un máximo de 9 mujeres como presidentas municipales.
En fin, bien el líder de los priistas al reconocer a la gobernadora Claudia Pavlovich como la voz más fuerte en su partido y al asumir y aceptar la adversa decisión popular mayoritaria, aunque si de consuelo se tratara, a los del PAN en Sonora les tronó mucho más gacho el ejote.
Y entre abogados te veas, porque dos eventos marcan la agenda litigante de estos días, primero el de la Barra Sonorense de abogados donde la gobernadora hizo un recorrido de las diversas acciones con las que ha fortalecido el marco jurídico para una mejor convivencia comunitaria y más eficiente operación del gobierno estatal frente a la sociedad.
Ahí tuvo su cacho de gloria Héctor Contreras Pérez, presidente de ese organismo de profesionales, destacando la presencia en el evento, del Fiscal General de Justicia del Estado, Rodolfo Montes de Oca y el mero chuqui de la abogacía regional.
Pero para cachos de gloria, vaya el que se llevó el magistrado presidente del Poder Judicial de la Entidad, Francisco Gutiérrez Rodríguez, al ser reconocido entre lo mejor de los profesionales del derecho de esta entidad, por la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México (CONCAAM) y la Federación estatal de Abogados (FAS).
Sabemos de la trayectoria de Gutiérrez Rodríguez y sus habilidades como abogado ahora a cargo de la representación de uno de los Poderes del Estado, desde donde ha aportado las necesarias dosis de decencia para restituir la imagen de una instancia tan perjudicada durante el padrecismo.


Nuestros Lectores opinan:


 



Comentar

Video

Galerías

Encuesta

¿Estas de acuerdo o en contra del servicio de Uber en Mexicali?
A favor
En contra
No me interesa


Ver resultados