SSSSSSSS… Sin duda, como lo señalan expertos en la materia, la Reforma Laboral recién aprobada en el Congreso de la Unión, viene a garantizar en lo esencial que los trabajadores dejen de estar sujetos a uno o dos sindicatos únicamente; es decir, que buscará ahora ya por las vías constitucionales, que se democratice la vida de los trabajadores en cuanto a decidir a qué organización sindical pertenecer. Nada nuevo que el mensaje es directo del Gobierno Federal a la aún poderosa central obrera priista CTM, de que buscará terminar con la hegemonía sindical de la vetusta organización creada en 

SSSSSSSS… Sin duda, como lo señalan expertos en la materia, la Reforma Laboral recién aprobada en el Congreso de la Unión, viene a garantizar en lo esencial que los trabajadores dejen de estar sujetos a uno o dos sindicatos únicamente; es decir, que buscará ahora ya por las vías constitucionales, que se democratice la vida de los trabajadores en cuanto a decidir a qué organización sindical pertenecer.
Nada nuevo que el mensaje es directo del Gobierno Federal a la aún poderosa central obrera priista CTM, de que buscará terminar con la hegemonía sindical de la vetusta organización creada en febrero de 1936 por Vicente Lombardo Toledano y Fidel Velásquez entre otros y que en la actualidad dirige Carlos Aceves del Olmo y que llegó a ser la más poderosa del país.
Aunque se dice que allá en las alturas esto no es más que un paso protocolario que una vez atomizadas las fuerzas de los trabajadores, este plan derivará tarde o temprano en la hegemonía de una o dos  nuevas organizaciones fuertes, a través de las cuales los trabajadores seguirán siendo cautivos de sindicatos poderosos. Dicen.
Para ello, ya se encuentran en Sonora emisarios de la Confederación Internacional de Trabajadores de México (CIT) que dirige el senador de Morena Napoleón Gómez Urrutia y de la CATEM, siglas que significan Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México, y que es dirigida por Pedro Haces Barba, senador de  Morena.
Como vemos, nada nuevo bajo el sol. El mismo esquema.
Andan estos embajadores visitando centros de trabajo donde la titularidad de los contratos colectivos los tiene la CTM que dirige Javier Villarreal Gámez, quien al parecer ni suda ni se acongoja, pues dice que esto es positivo para los trabajadores, pues tendrán la oportunidad de contrastar los estilos de operar de estas dirigencias.
Tiene razón Villarreal Gámez, porque los ofrecimientos tanto de la CATEM como de la CIT no pueden ir más allá de los que establece la Constitución, además de que se tendrá que privilegiar la paz laboral necesaria para que una región o entidad garantice el desarrollo de las actividades productivas que impulsen el crecimiento y florezcan oportunidades de empleo.
Son muchos los factores que los trabajadores habrán de tomar en cuenta a la hora de elegir una nueva alternativa sindical; es decir, no legarán los "napitos" y los "haces" a encontrar servida la mesa para que los sindicatos se vuelquen hacia ellos y dejen atrás a la CTM. 
La nueva hegemonía sindical que está en los planes de AMLO-MORENA, se construirá en años y con mucho trabajo por parte de los recién creadas organizaciones y en este proceso, inevitablemente que la CTM tendrá que redoblar sus esfuerzos para mantener el mayor número posible de los contratos colectivos de trabajo más importantes, los más jugosos, los que dan más poder.
 Se habla de que con la Reforma Laboral recién aprobada se terminarán las amenazas de los emplazamientos masivos a huelga tan característicos de una época en la que la central priista dominaba la escena política del PRI y del  país lo cual, en definitiva, en sumamente positivo, habida cuenta de que era un factor que incidió por mucho tiempo para que por ejemplo Sonora, pese a la fortaleza que le da su posición geográfica estratégica, estaba en la lona en cuanto a inversiones directas por el temor a los poderosos sindicatos.
Hay quienes creen que pese a los pronunciamientos recientes de que eso aún puede ser posible, cada vez es menor la capacidad de maniobra de alguna central obrera pueda llevar a cabo este tipo de estrategias de presión. Pero eso es algo que nadie puede asegurar.
Así que mientras se de la transformación de CTM a CATEM o CIT, o a un nuevo Confederación Única, Auténtica de los Trabajadores Servidores de la Nación, o como se le quiera llamar, habrá que estar muy al pendiente de los pasos que están dando esos embajadores del futuro democrático de la clase trabajadora de Sonora.
Pero ante todo, sobre todo, más allá de cualesquier interés de agrupación sindical, el interés general será el de mantener las fuentes de empleo contra viento y marea, además de atraer más inversiones que generen oportunidades de trabajo, que es la única manera de sacar adelante a una región, entidad federativa o país. Y cuando menos, de aquí a septiembre del 2021 está más que garantizado que ese seguirá siendo el espíritu que rija en las relaciones Estado-obrero-patronales. 
SSSSSSSS… Por lo demás, algo que sin duda es motivo de celebración para el gremio minero son los alrededor de 1,795 millones de pesos que se han se repartido por concepto de utilidades, entre 3,765 trabajadores de las minas "Metalúrgica del Cobre", de Nacozari y la "Buena Vista del Cobre", de Cananea, con lo cual se fortalecerá economía de esos dos municipios.
Comparado este reparto de utilidades con el resto del país, es en estas minas, filiales de Grupo México, donde se obtiene más elevado  este beneficio el cual  en promedio son de 300 mil pesos netos por trabajador.
Sin embargo, ni los mineros ni sus líderes, que son afiliados a la CTM, están del todo conformes, pues aseguran que seguirán pugnando porque las autoridades federales eliminen la carga fiscal del 35 por ciento del Impuesto sobre el producto del Trabajo, que se aplica en beneficios laborales como es el reparto de utilidades, vacaciones, aguinaldos y tiempo extra, porque ya se paga en lo federal en jornada normal, el ISR que es una carga fuerte, aparte se paga el IVA, IEPS, mientras que en los estados se pagan otros impuestos y en los ayuntamientos también.
El líder cetemista celebró que 2,543 trabajadores de rango más bajo del Sindicato Minero de Cananea Buena Vista del Cobre afiliados a la CTM recibieran alrededor de 300 mil pesos, mientras que el de más alto mando que son los operadores especializados en grúa, percibieron alrededor de 400 mil pesos. 
En tanto, el reparto de utilidades del ejercicio fiscal 2018 en la mina Metalúrgica del Cobre de Nacozari, fue de 430 millones de pesos repartidos entre un total de 1,222 trabajadores sindicalizados y de confianza. Allí, el de menor categoría recibió alrededor de 190 mil pesos, mientras que el empleado con mayor nivel laboral alcanzó los 285 mil pesos.
Es ahí donde dice Villarreal Gámez que siendo ya una carga muy grande todos los impuestos que tienen que pagar los trabajadores, por encima deben pagar por horas extras, aguinaldos, por vacaciones y reparto de utilidades.
"Si un trabajador que recibió 400 mil pesos netos, hubiese recibido in impuestos hasta 530 mil, de ahí que un 35 por ciento de gravamen es algo muy fuerte", dijo Villarreal Gámez.
Hay quienes aseguran que no es mérito de la CTM en este caso, que los trabajadores de esas minas reciban esa cantidad de utilidades, sino que ellos mismos son los generadores directos de la riqueza, lo cual es absolutamente cierto; pero el punto es que ahí está en la foto esta central obrera priista liderando a los dos sindicatos y eso debe necesariamente tener un mérito.
Desde luego que los Secretarios Generales de la sección 07 y 08, del Sindicato Minero, Alonso Medrano Rodríguez y Fabián Elías respectivamente, resaltaron el beneficio que significa para el bienestar de las familias, que la CTM permanezca atenta a que se cumpla lo dispuesto por la Ley y el Contrato Colectivo de Trabajo. 
Por lo demás, se entiende el interés que ha tenido desde siempre Napoleón Urrutia en quedarse con los dos sindicatos, de entrada, y posteriormente con la mina Buena Vista del Cobre.    

COMENTARIOS