Por Fernando RUIZ DEL CASTILLO

 

 Poco a poco, la intensidad sube en los discursos de los candidatos a los diversos puestos de elección popular, rumbo a las elecciones del próximo 2 de junio, particularmente en lo que a la gubernatura se refiere.

Ayer, el abanderado de la Coalición Juntos Hacemos Historia en Baja California, Jaime Bonilla Valdez, se fue duro y a la cabeza en contra del gobernador panista Kiko Vega al que no titubeó ni tantito al llamarlo "bandido" y advertirle que una de sus primeras acciones cuando llegue a la silla del Poder Ejecutivo, será abrirle una investigación y procesarlo por los hechos de corrupción de su administración.

Habrá quienes en un intento natural por descalificar al abanderado de Morena, lo puedan acusar de grosero e irrespetuoso pero al final de cuentas debemos reconocer que el candidato morenista solo dijo lo que la gente quiere escuchar.

Además, lo que natura no da, Salamanca no enseña.

Bonilla Valdez dista mucho de ser un político tradicional que juegue con la retórica para disfrazar sus mensajes. Como empresario y acostumbrado a los negocios donde el diálogo es más ejecutivo y pragmático, su discurso es directo y franco.

Pero además, esa es la única manera de mantenerse a flote, no solo por su amplia ventaja en las encuestas y sondeos sobre la preferencias rumbo al 2 de junio, sino porque los candidatos opositores no son una perita en dulce y saben que Jaime Bonilla es, por mucho, el candidato a vencer.

Sabe, y sabe bien, que difícilmente Oscar Vega, el candidato del Partido Acción Nacional, hará algo por defender la imagen del gobernador Francisco Vega de Lamadrid, de quien desde hace rato está tratando de desmarcarse no sólo por el apellido que pesa, sino por la desgastada imagen del partido que lo postula.

Sabe y sabe bien también, que Enrique Acosta Fregoso podrá acusar y señalar a Kiko Vega de todo lo que los bajacalifornianos desean se le investigue, pero que al final de cuentas no lo hará por lo suyo, lo suyo es la negociación para siempre ganar perdiendo porque sabe también y sabe bien, que difícilmente el candidato el PRI difícilmente alcanzará siquiera un tercer lugar.

Además, tanto en la Secretaría General de Gobierno como en la Procuraduría General de Justicia del Estado y algunos tribunales locales y federales, le tienen preparados algunos expedientes que, a la menor provocación, circularían por las redes sociales y los portales financiados desde el aparato blanquiazul.

Bonilla Valdez sabe y sabe también, que el ex panista Héctor Osuna Jaime tampoco hará nada contra Kiko Vega porque si bien es cierto ha hecho algunos señalamientos en contra del gobierno del Estado, éstos han salido de las vísceras y no de la inteligencia que, hay que reconocerlo, distingue al ahora candidato a gobernador del Movimiento Ciudadano.

Al igual que en el caso de Acosta Fregoso, como buenos operadores políticos, también en la General de Gobierno le deben tener guardados algunos asuntos que dejó pendientes a su paso por la alcaldía de Tijuana y los congresos local y federal, como representante del blanquiazul.

Bonilla sabe, y sabe bien, que Ignacio Anaya pudiera ser el único candidato de la oposición que desde el Partido de Baja California pudiera responde a la exigencia ciudadana de actuar contra los presuntos actos de corrupción de que se le acusa al gobierno de Kiko Vega pero, en un partido poco conocido, su voz suena débil y aislada.

Ante esas condiciones, seguramente que Jaime Bonilla seguirá en esa tónica de su discurso, dándole y diciéndole a la agente lo que quiere escuchar porque eso vende y atrae.

Eso sí, ya veremos si una vez desde la silla del Poder Ejecutivo, si los bajacalifornianos refrendan lo que arrojan las encuestas y sondeos, se anima a agitar el avispero o le da la razón a los rumores surgidos desde el propio Poder Ejecutivo y masificados a través de los portales a su servicio de que la sucesión gubernamental ya está pactada entre Kiko y Jaime, asegurando inmunidad para el saliente.

Yo no lo creo. Bonilla no necesita de pactos porque su candidatura va, hasta ahora, en caballo de hacienda para ganar la gubernatura.

Pero como en las carreras de caballos existen las caídas, en la política, los accidentes ocurren.

 

GUSTAVO Y LA REELECCIÓN

 

Gustavo Sánchez Vázquez, alcalde con licencia de Mexicali y quien busca la reelección, arrancó su campaña al mero estilo del Partido Acción Nacional.

Mucho ruido, muchas banderolas, muchos acarreados y una promesa que ciertamente suena muy atractiva para los miles y miles de usuarios de servicios de internet en el municipio de Mexicali, al ofrecerles que, en dos años, toda la capital del Estado contará con servicio gratuito de internet.

Una propuesta evidentemente electorera que nada tiene que ver con la responsabilidad principal de un Ayuntamiento que es el asegurar servicios públicos de calidad, como la recolección de basura, pavimentación en las calles y áreas verdes y, sobre todo, seguridad pública efectiva y eficiente.

Claro que su promesa a dos años, vende, pero no deja de ser irresponsable pues se aparta de los temas que corresponde atender a un Gobierno Municipal que ha dejado de lado la necesaria pavimentación y repavimentación de miles y miles de metros cuadrados de calles por las que ya es imposible transitar.

Un gobierno que presume haber logrado grandes avances en materia de finanzas y administración pero que no ha explicado a cuanto asciende el ahorro económico de rentar 66 patrullas y luego comprarlas en un periodo de dos años con un costo promedio de casi un millón de pesos cada una.

Un Gobierno Municipal que ignoró por completo los señalamientos de algunos medios respecto a un par de adjudicaciones directas a una empresa productora de videos y de servicio de las redes sociales que, tal vez pudieron ser legales, pero que, seguramente no pasará una prueba en algunos aspectos holográficos y que aquí pondremos a su consideración.

Esté seguro de que a Gustavo lo estaremos viendo diariamente en algunos programas de televisión y de manera excesiva en los programas de radio tanto espacios noticiosos como de entretenimiento y hasta deportivos. Esa es su ruta y para eso existen contratos ya establecidos.

Al final de cuentas, él regresará a su silla el 3 de junio próximo y seguirá siendo Presidente Municipal hasta el 30 de noviembre si no es que los mexicalenses se encaprichan en apoyarlo para su reelección.

Por lo pronto aquí la dejamos y nos vemos la próxima entrega.

 

¿Tiene algún comentario o información que compartirnos?

Email: ruizfer01@hotmail.com, fruizdelcastillo@encuentro29.com

Twitter: @encuentro29

COMENTARIOS