Como diría el desaparecido Divo de Juárez…!Pero qué necesidad!

Y es que la manifestación de poder del alcalde con licencia Gustavo Sánchez Vázquez durante su registro para buscar la reelección a la Presidencia Municipal de Mexicali, resultó un verdadero exceso.

Insultante, ofensivo y costoso.

Insultante, porque los ciudadanos ya no se creen (creemos) eso de que las expresiones de solidaridad expresadas durante la caminata y por fuera del Instituto Estatal Electoral de Baja California, se hicieron de manera voluntaria.

Todos, absolutamente todos los que acompañaron a Gustavo, lo hicieron por cumplir con algún favor o por agradecimiento.

O eran empleados o beneficiados con algún programa social.

Los panistas "de verdad" ya hace tiempo que, como los dinosaurios, desaparecieron de Baja California. Se extinguieron.

Ya no engañan.

Ofensivo porque ahora resulta que no quieran ver la cara de "pentontos" y que los ciudadanos están muy contentos con la administración del panista Sánchez Vázquez.

Están, pero como si operados del cerebro.

La gente está molesta, irritada, encabronada por las promesas incumplidas, por la corrupción imperante en el gobierno municipal, por la inseguridad, las calle destrozadas, pero, sobre todo, por la protección de Gustavo hacia el gobierno anterior.

Los mexicalenses consideran que en tanto Gustavo no actúe en contra de la administración corrupta de Jaime Díaz Ochoa y su Racotagate, estará siendo cómplice y protector del expanista ahora metido en Movimiento Ciudadano.

Y costoso porque una movilización de ese tipo no es gratuita. Hay que pagar camiones, lonches y algún "apoyo" por el tiempo invertido.

Recursos que finalmente saldrán de los contribuyentes.

Mala decisión que seguramente le traerá consecuencias en el ánimo de los cachanillas.

¿Apostamos?

COMENTARIOS