full screen background image
Búsqueda
s醔ado 16 de febrero del 2019
  • :
  • :

Just another WordPress site

Director:Fernando Ruiz del Castillo
Director Editorial:Hugo Ruvalcaba Valladares
Editor General:Iv谩n F. Ruiz Preciado
Dolar en Venta:
Clima en M茅xicali

El nuevo contrato social

Raymundo Riva Palacio

Andr茅s Manuel L贸pez Obrador asumi贸 la presidencia de la Rep煤blica y plante贸 inmediatamente un nuevo contrato social. La cuarta transformaci贸n no se aprecia s贸lo en el primer plano de su primer discurso como jefe de Estado, el s谩bado en San L谩zaro, sino a trav茅s de la forma en la que empaquet贸 todas sus frases y mensajes de campa帽a, junto con los golpes de tim贸n que dio durante la transici贸n para establecer claramente el mando nacional. Vista en su 谩rbol, est谩 claro para d贸nde va. De saque minimiz贸 a quienes piensan que ese proyecto es pretencioso o exagerado, pero escal贸. No s贸lo comenzaba el cambio de gobierno, sino del r茅gimen. Quiere el que existi贸 entre 1930 y 1970, con crecimientos del 6 por ciento, y abolir el que se instal贸 a partir de 1982, con crecimientos del 2 por ciento. Son los dos mundos de L贸pez Obrador que explican el cambio, del neoliberalismo al neonacionalismo.

El discurso de L贸pez Obrador, para no perder legitimidad, ignor贸 la valoraci贸n del periodo entre 1970 y 1982, donde el modelo de d茅cadas anteriores choc贸 con la realidad de un mundo que hab铆a cambiado. El gobierno de Luis Echeverr铆a, que sigui贸 el modelo de los cuatro anteriores, lleg贸 a tener una inflaci贸n de 26 por ciento y una devaluaci贸n de 76 por ciento. El de Jos茅 L贸pez Portillo alcanz贸 una inflaci贸n de 99 por ciento y una devaluaci贸n de 582 por ciento. Despu茅s de esos 12 a帽os es donde el presidente ubica el principio del neoliberalismo, que control贸 los fundamentos macroecon贸micos (empleo, inflaci贸n y tasas de inter茅s), pero produjo crecimientos bajos, producto, seg煤n los expertos, de la elevada informalidad, la debilidad de los mercados de cr茅dito, y los altos costos de producci贸n.

Aunque habl贸 de una larga 茅poca donde la construcci贸n del sistema pol铆tico acompa帽贸 la bonanza y el fortalecimiento del PRI, L贸pez Obrador se refiere espec铆ficamente, porque as铆 lo se帽ala, a los a帽os del llamado "milagro mexicano" y del "desarrollo estabilizador", entre 1956 y 1970, donde no hubo crisis y s铆 bienestar. El salario m铆nimo era el equivalente, en valor actual, a 110 pesos, contra el vigente de 88.36 pesos, y la inflaci贸n controlada estaba en 3.75 por ciento anual. Ese modelo se aplic贸 en la cola del cambio de un pa铆s agr铆cola a uno manufacturero, acelerado por la alta demanda de materias primas como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, donde hab铆a un mercado cautivo por el modelo de sustituci贸n de importaciones (consumir s贸lo lo que produc铆a el mercado interno, que es lo que quiere L贸pez Obrador) y el proteccionismo del gobierno, que hizo que las empresas perdieran competitividad en el mundo y que la segunda gran industrializaci贸n no se consumara.

En aquel M茅xico, el gobierno lo era todo. Controlaba las tasas, el tipo de cambio y la inflaci贸n, mientras el sector privado, que estaba blindado de la competencia externa, se ocupaba del mercado interno, distribuyendo la riqueza bajo la tutela de la presidencia. Las escaramuzas de L贸pez Obrador y sus cercanos durante la transici贸n, buscaron restablecer el orden vertical de aquellos a帽os. La decisi贸n de cancelar el aeropuerto en Texcoco y la amenaza sobre las comisiones bancarias, fueron manotazos sobre la mesa para mostrar qui茅n manda. Cuando anunci贸 el destino del nuevo aeropuerto, sent贸 a su lado a Alfonso Romo, quien es el jefe de la Oficina de la Presidencia, que d铆as antes hab铆a asegurado a los inversionistas que la obra en Texcoco seguir铆a. Aunque para la mayor铆a qued贸 desacreditado ante sus interlocutores, L贸pez Obrador le coment贸 que con esa acci贸n 茅l ya no tendr铆a que ir a buscar a los inversionistas, porque ser铆an ellos quienes acudir铆an a 茅l. D铆as despu茅s de aquel anuncio, varias empresas involucradas en la obra fueron a ver a L贸pez Obrador, lo cual debe haber reforzado su vieja idea de qui茅n debe mandar y qu茅 hay que hacer.

Texcoco no se har谩, ha dicho L贸pez Obrador, porque hubo corrupci贸n. En su discurso en San L谩zaro, cuando habl贸 de no perseguir a los corruptos del pasado, ampli贸 por primera vez su mirada inquisitiva a los empresarios. En el mismo mensaje se refiri贸 a que con los ahorros en corrupci贸n se podr谩n hacer todos sus proyectos para consolidar la cuarta transformaci贸n. Un pa铆s de bienestar, como entre 1956 y 1970, donde se distribuye la riqueza mediante un proceso regulado por el gobierno. Si 茅l manda sobre el sector privado y ataca la corrupci贸n, entre l铆neas, la transferencia de recursos para el pa铆s que viene, podr铆a salir de esos capitales.

L贸pez Obrador parece apuntar a los m谩rgenes de utilidades, bajo la creencia de que todo termina en sus bolsillos. De ah铆 parte de su repulsi贸n al uso de aviones privados y helic贸pteros, no a que tengan dinero por el que han trabajado. Lo que desea es que eliminen lo superfluo para que distribuyan parte de lo que tienen y se logre una sociedad igualitaria. Que los m谩rgenes de utilidad se utilicen mayormente en inversiones para crecer, no le es relevante. Ya dijo que les dar谩 obra p煤blica. No habr谩 "moches", sino transferencia de recursos para su programa social "bienestar", mediante esfuerzos como dar empleo a quienes les diga.

La deconstrucci贸n de sus propuestas, en perspectiva, muestra el nuevo contrato social que est谩 buscando L贸pez Obrador. Lo que ha planteado todo el a帽o detr谩s de la estridencia de sus palabras, es un nuevo reacomodo que busque el bienestar y la paz, tal como lo escribi贸 Juan Jacobo Rousseau en su libro El Contrato Social, o sea los Principios del Derecho Pol铆tico, hace 256 a帽os. La b煤squeda de la igualdad de todos sigue vigente. Lo que cambi贸 fue el mundo.


Nuestros Lectores opinan:


 



Comentar

Video

Galer铆as

Encuesta

驴Estas de acuerdo o en contra del servicio de Uber en Mexicali?
A favor
En contra
No me interesa


Ver resultados