por: Elsa Ancudo Veloz
LA RINCONERA

 

Las encuestas publicadas por algunos medios marcan una diferencia de dos dígitos entre los candidatos de la coalición Juntos Hacemos Historia y del Partido Acción Nacional, Marina del Pilar Ávila y Gustavo Sánchez Vázquez, respetivamente.

La ventaja, en algunos casos de casi veinte puntos, es para la joven abogada y diputada federal con licencia, quien ha llevado una campaña apoyándose más en la figura del presidente Andrés Manuel López Obrador, que en las propuestas de solución a los problemas más sentidos de la capital de Baja California.

Gustavo, por su parte, mantiene una actitud que busca reflejar seguridad y confianza en obtener la reelección presentando planes y proyectos francamente electoreros, como el de wi fi gratuito en toda la ciudad, o acciones que el elector se pregunta por qué no los puso en marcha durante este su primer mandato.

A pesar de que no cuenta, porque hasta ahora no lo ha presentado, con un plan de trabajo claro para la complejidad de una ciudad como Mexicali, el Valle y San Felipe, Marina realiza su campaña derrochando seguridad y confianza en el triunfo, la cual es alimentada por un equipo de trabajo empeñados en hacerla sentir, desde ahora, la ganadora.

Pero cuidado.

Gustavo Sánchez Vázquez y el Partido Acción Nacional saben lo que son las campañas políticas y la importancia de la movilización en el Día "D".

Agréguele usted que Sánchez Vázquez es el único, comentado por algunos panistas y tomado en consideración en el Comité Ejecutivo Nacional del PAN, con reales posibilidades de meter en problemas a la Coalición Juntos Hacemos Historia.

¿Cuáles son las consideraciones en las que basan esas posibilidades?

1.- Que la resolución del Tribunal de Justicia Electoral podría sacar de la jugada al candidato del PAN en Tijuana, Juan Manuel Gastélum y 2.- que el abanderado a la gubernatura, Oscar Vega Marín, nomás no levanta interés ni entre los propios panistas.

En consecuencia, en el CEN del PAN que encabeza Marko Cortez, están decididos a por lo menos mantener la Alcaldía de la Capital del Estado y echar toda la carne al asador; es decir, concentrar todos los recursos humanos, estratégicos y económicos para sacar adelante la candidatura de Gustavo Sánchez Vázquez.

Sabemos y entendemos que Marina no está sola. Tiene todo el apoyo del propio presidente López Obrador, de la dirigencia nacional de los partidos coaligados, de los coordinadores de las bancadas en el Senado y Cámara de Diputados y de la propia sociedad mexicalense que está harte de los gobiernos panistas y priistas.

Pero si no mantiene una actitud serena y prudente, si no empieza a presentar propuestas claras y realizables para resolver los problemas más graves de la ciudad, si no empieza a  mostrar mayor conocimiento sobre el ejercicio y la complejidad de la administración pública municipal, le pueden dar un susto.

Perdida por anticipado la gubernatura y la importante plaza como Tijuana, el PAN vendrá con todo por Mexicali